Nestlé se comprometió en abril de 2018 a conseguir que el 100% de sus envases fueran reciclables o reutilizables para 2025, con una atención especial en evitar los residuos plásticos y lograr un futuro sin desperdicios. En diciembre anunció la creación de su Instituto de Ciencias del Embalaje para evaluar y desarrollar diversos materiales para envases sostenibles y colaborar con socios industriales para desarrollar nuevos materiales y soluciones para envases. Ayer anunció una serie de acciones específicas para cumplir su compromiso.

A partir de febrero de 2019, Nestlé comenzará a eliminar todas las pajitas de plástico de sus productos, utilizando materiales alternativos como el papel, así como diseños innovadores para reducir el desperdicio. Además lanzará una nueva variedad de Nesquik en envase de papel en el primer trimestre de 2019. Y los Smarties se comercializarán en envases sin plástico también este año.

Por otro lado, Nestlé Waters aumentará el contenido de PET reciclado en sus botellas al 35% para 2025 a nivel mundial y alcanzará el 50% en los Estados Unidos.

La multinacional destaca que el éxito del reciclaje "requiere una infraestructura adecuada, que actualmente no siempre existe". Por esa razón el Instituto Nestlé de Ciencias del Embalaje está explorando nuevos materiales a base de papel y polímeros biodegradables/compostables que también son reciclables, entre otras alternativas.

Nestlé también está colaborando con partners externos. La compañía formó una sociedad global con Danimer Scientific para desarrollar una botella marina biodegradable y reciclable para su negocio de agua. Danimer Scientific, con sede en Bainbridge, GA, es pionera en la creación de formas más sostenibles y naturales para fabricar productos de plástico.

Además, inició una colaboración con PureCycle Technologies para producir Polipropileno (PP) reciclado de grado alimenticio. PureCycle Technologies está comercializando tecnologías de reciclaje innovadoras que pueden eliminar el color, el olor y los contaminantes de la materia prima de residuos plásticos para transformarlo en una resina similar a la virgen. El polipropileno es un polímero comúnmente utilizado para envasar alimentos en bandejas, recipientes, vasos y botellas.