Nestlé ha anunciado su ambición de alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050. Con este compromiso, la compañía asume el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C. Antes de la celebración de la Cumbre sobre Acción Climática de la Secretaría General de las Naciones Unidas que tendrá lugar este mes, Nestlé firmará y ratificará este compromiso.

Con este anuncio, Nestlé acelera sus esfuerzos en la lucha contra el cambio climático. Si bien ya lleva una década trabajando para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en los últimos cuatro años, Nestlé ha alineado sus objetivos con otros basados en la ciencia para mantener el aumento de la  temperatura global por debajo de 2 °C. Ahora, la Compañía está decidida a desempeñar un papel de liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Durante los próximos dos años, establecerá un plazo de tiempo limitado que incluirá objetivos provisionales consistentes relacionados con el compromiso de 1,5 °C. Nestlé revisará su progreso anualmente para asegurarse de que va por buen camino.

Antes de la celebración de la Cumbre sobre Acción Climática de la Secretaría General de las Naciones Unidas que tendrá lugar este mes, Nestlé firmará y ratificará este compromiso

“El cambio climático es una de las mayores amenazas a la que nos enfrentamos como sociedad. También es uno de los mayores riesgos para el futuro de nuestro negocio", ha afirmado el CEO de Nestlé, Mark Schneider. “Nos estamos quedando sin tiempo para evitar los peores efectos del calentamiento global. Es por eso que estamos estableciendo una ambición más audaz para alcanzar un futuro de emisiones netas cero. Dedicando los recursos necesarios y teniendo en cuenta nuestro conocimiento de la industria, sabemos que podemos marcar la diferencia a una escala significativa. Nuestro viaje al cero neto ya ha comenzado. Ahora, estamos acelerando nuestros esfuerzos”, ha añadido.

Acciones 

Para lograr su ambición de 2050, algunas de las acciones específicas que desarrollará Nestlé incluyen: acelerar la transformación de sus productos en línea con las tendencias y opciones del consumidor; ampliar las iniciativas en la agricultura para absorber más carbono y el uso de electricidad 100% renovable en fábricas, almacenes, red logística y oficinas de Nestlé. 

Limitar el calentamiento global a 1,5 °C requiere un cambio transformador en las industrias, los gobiernos y la sociedad en general. Nestlé continuará abogando por las políticas gubernamentales para garantizar que todos los sectores se muevan más rápido hacia este objetivo. La legislación podría ayudar a reducir las barreras para expandir los mercados de energía renovable, incentivar la innovación en los sectores agrícola y forestal para capturar más carbono y ayudar a establecer los precios del carbono.

El vicepresidente ejecutivo y jefe de Operaciones de Nestlé, Magdi Batato, ha señalado que “para alinear nuestros objetivos con el camino de 1,5 °C, estamos transformando nuestras operaciones. Esto conducirá a un cambio importante en la forma en que se producen y obtienen nuestros ingredientes. Necesitaremos a nuestros proveedores para emprender este viaje de forma conjunta. La tarea es enorme, pero estamos decididos a hacerla realidad”.

La ambición de Nestlé para 2050 se suma a su trabajo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en toda su cadena de valor. La compañía está consiguiendo que sus redes de distribución y almacenes sean más eficientes al optimizar rutas para reducir el consumo de combustible y reducir las emisiones de carbono.

En los 100 principales centros de distribución, las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido en cerca del 40% en los últimos cuatro años. Nestlé ha intensificado sus actividades para garantizar el abastecimiento responsable de sus materias primas y ha logrado un progreso significativo hacia su objetivo de cero deforestación. Desde 2014, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en toda su cadena de valor es equivalente a retirar 1,2 millones de automóviles de la carretera.