Aral Digital.- El Grupo Panrico ha adquirido el negocio de galletas Artiach a Kraft Foods. Las marcas englobadas en la operación alcanzaron una cifra de negocio en 2007 de 70 millones de euros, cubriendo una cuota del mercado de galletas del 12%. Con dicha compra, Panrico estima que alcanzará unas ventas netas en 2008 de alrededor de unos 700 millones de euros. A corto plazo prevé entrar en bolsa.

En 2007, el Grupo Panrico obtuvo una cifra de negocio de 590,2 millones, lo que supone un crecimiento del 4,7%. Para el presente año, el incremento se estima en torno al 5% en venta neta.

La adquisición de la división Artiach es un paso muy importante para Panrico y se enmarca dentro del cumplimiento del Plan Estratégico que se propuso hace cuatro años, siendo uno de los puntos crear valor con adquisiciones altamente sinérgicas.

De hecho, este punto se ha cumplido, ya que la compra también incluye un total de 276 personas transferidas que como comenta, Joan Cornudella, consejero delegado del Grupo Panrico, “queremos asegurarnos que adquirimos talento. Con esta acción, incorporamos a nuestra plantilla un equipo con gran experiencia y conocimiento tanto de Operaciones, Ventas y Marketing”.

Además, la operación también recoge la fábrica de Orozko, en la que se han realizado inversiones de más de 10 millones de euros en los últimos cuatro años, lo que le han permitido convertirse en unas instalaciones altamente tecnificadas y automatizadas, con gran capacidad para crecer y añadir nuevas líneas. Asimismo, está certificada con HAACP y se prevé que cumplirá con ISO 22.000 a finales de este año.

Otro de los puntos de su plan estratégico es el lanzamiento y relanzamiento de productos, que le ha supuesto un crecimiento en las ventas de la compañía del 12,8% y de casi el 60%, respectivamente. Joan Cornudella ha señalado que “un hecho como éste no se produce en cualquier momento. Se han producido una serie de factores que han dado lugar a la adquisición de Artiach por parte de nuestro Grupo. Por una parte, la UE obligó a Kraft a vender parte de su negocio en España. Para nosotros fue una gran oportunidad, ya que existe una cercanía importante en los negocios, son los mismo perfiles del consumidor, las mismas ocasiones de consumo, utilizan los mismos canales de distribución, las mismas materias primas. Todo ello converge en una sinergia que nos beneficia”.

Por otra parte, otro de los puntos del Plan estratégico del Grupo Panrico consistía en reforzar su red comercial. Hoy, cuenta con 3.500 distribuidores que trabajan exclusivamente para la empresa entre España y Portugal, llegando a 135.000 clientes diarios. “Hemos optimizado la ejecución de la fuerza de ventas gracias a la implantación de un sistema que nos permite monitorizar lo que pasa cada día en esos 135.000 puntos de venta”.

La estrategia del grupo es “continuar profundizando en nuestras marcas, apoyándonos en la innovación y calidad, asegurándonos que al consumidor le valga la pena pagar el premium por nuestros productos frente a la marca blanca. Panrico tiene muchos años por delante para crear valor. Una apuesta puede pasar por estar en el segmento salud con galletas, así como en bollería. También estudiaremos la creación de una marca conjunta. Las tendencias hay que mirarlas a largo plazo”.