AMDPress.- La compañía Panrico, controlada por la firma británica de capital riesgo Apax Partners, ha iniciado un plan de desinversiones que incluye la venta de sus oficinas centrales en Barcelona, que emplean a 120 personas.

La venta del inmueble, que tiene 4.000 metros cuadrados y se ubica en la calle Pere y Pons, no conllevará despidos, puesto que los trabajadores serán trasladados a otros centros de la compañía. Esta acción se enmarca en la estrategia del grupo de desinversión, por la que en 2004 ya se desprendió de diversos activos no estratégicos que supusieron unos ingresos extraordinarios de 7,8 millones de euros. Asimismo, la compañía está llevando a cabo un estudio de la rentabilidad de sus fábricas.

Panrico, fundada en 1961 por la familia Costafreda, incrementó en 2004 un 60% su beneficio neto, hasta los 29 millones, gracias al aumento de la facturación y la reducción de los costes, a través de la automatización de las líneas de producción y la reestructuración de varias fábricas, además de los resultados extraordinarios por la venta de edificios.