AMDPress.- El Grupo Leche Pascual continúa incrementando su posición en el mercado de aguas envasadas. La compañía burgalesa ha adquirido el manantial de Los Barrancos, situado en La Ribera de Folgos (León), en el que invertirá 12 millones de euros para aumentar las líneas de envasado.

Estas instalaciones producirán una nueva marca de agua envasada del grupo, que ya comercializa las referencias Zambra, Cardó, Ribagorza y Bezoya. Según la compañía, la compra de Los Barrancos responde a la intención de acerca los centros de elaboración a las áreas de consumo y se destinará a la distribución en Catilla y León, Asturias y Galicia.

En la actualidad, en las instalaciones de este manantial se embotellan garrafas de 20 litros, aunque está previsto el lanzamiento de nuevos envases de diferentes formatos, tanto de agua mineral natural como con gas. Para ello, la compañía prevé crear entre 30 y 40 empleos directos durante el primer año, cifra que aumentará hasta 70 en el tercer ejercicio.

Durante el pasado año, el Grupo Leche Pascual envasó 400 millones de litros de agua en sus plantas embotelladoras de Ortigosa del Monte (Segovia), Cardó (Tarragona), Ribagorza (Huesca) y Zambra (Córdoba).

Asimismo, dentro del negocio de aguas envasadas, la sociedad Aguas Minerales Pascual ha llevado a cabo la absorción de las firmas del grupo Aguas de Ribagorza y Aguas Minerales Siete Valles, con la consiguiente disolución sin liquidación de las compañías absorbidas.

El sector de aguas envasadas es uno de los que mejor comportamiento tuvieron dentro del conjunto de la industria de alimentación y bebidas durante 2002 (Ver ARAL Digital número 744). En concreto, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el consumo de agua mineral se incrementó un 7,2% durante el pasado año.