Tello ha cerrado 2014 con una facturación de casi 100 millones de euros y una plantilla de 410 empleados. Alfonso Alcázar, director general de Industrias Cárnicas Tello, hace balance del año 2014 y augura un 2015 muy positivo para esta empresa familiar que ha conseguido crecer un 19% en un momento en el que el mercado permanece prácticamente estable. "Esa ha sido la evolución del año 2014 respecto al anterior. Acumulamos un 45% de crecimiento en el trienio 2012-2014. Una de las claves de estos números es la confianza que nos otorgaron nuestros clientes: creyeron en el nuevo modelo que se les planteó. Afortunadamente hoy, al modelo lo avalan los números".

Tello está invirtiendo en tecnología e instalaciones para crecer otro 40% en gama "estándar" en los próximos tres años. En paralelo, va a lanzar nuevas líneas de productos afrontando nuevos momentos de consumo y va a desarrollar, de manera muy relevante, el negocio de la carne fresca.

La exportación ocupa un lugar predominante en la estrategia de la compañía. "La voluntad de exportar es una constante en el sector. La oportunidad de crecer en mercados exteriores tiene que ver con la competitividad tecnológica y la adaptación del producto al mercado de destino. Para disponer de oportunidad hay que generar el "caldo de cultivo" interno y externo", indica Alcázar.

El I D I en una empresa de alimentación especializada en los productos cárnicos como Tello es muy importante. "La mejora de las razas animales y su alimentación, la inversión tecnológica para hacer productos más asequibles económicamente y sanitariamente más seguros, así como adaptar los formatos a las necesidades de los consumidores, hacen que nuestra inversión en I D sea una partida significativa en nuestros presupuestos". Tello va más allá protegiendo el medio ambiente. "Respetamos con pulcritud la Normativa al respecto. Reduciendo el consumo de energía y nuestras emisiones atmosféricas con equipos adecuados, invirtiendo en tecnología más eficiente", según explica su director general.