Los trabajadores de las fábricas de Campofrío en Ólvega (Soria), se han puesto de acuerdo para renunciar a su prima de un día y destinarla a la compra de material de protección para los sanitarios del Hospital de Santa Bárbara en Soria.

“Ante esta situación tan dura, creíamos que teníamos que hacer algo y pensamos que, si todos contribuíamos, podríamos ayudar a quienes velan por nuestra salud”, señala Luis Alberto Sanz, director de las fábricas de Campofrío en Ólvega. “La idea ha sido de los propios trabajadores. Para mí es un gran orgullo contar con un equipo que, además de trabajar duramente cada día para garantizar el abastecimiento de nuestros productos, ha decidido ceder el fruto de su trabajo para agradecer la dedicación de otros profesionales que, como ellos, están al frente de esta crisis”, añade Sanz.

Con lo recaudado por los más de 120 trabajadores de Campofrío en Ólvega, se han comprado alrededor de 20.000 equipos de protección individual, incluyendo batas, delantales, gorros, manguitos, guantes y cubre zapatos. Estos se han repartido en distintas plantas del Hospital, siendo el foco principal la sala de Urgencias y la Unidad de Cuidados Intensivos.

Esta iniciativa se suma a las donaciones de EPIs que había realizado ya Campofrío a este hospital, a los centros de salud de El Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz, Covaleda y Ólvega, y residencias de mayores en Ágreda y Los Royales.

Reparto de pizzas 

Junto a las donaciones de equipos de protección individual, Campofrío también ha repartido más de 1.000 pizzas a profesionales en los turnos de guardia, para ayudarles a reponer fuerzas durante las horas más duras. Las pizzas de Campofrío, de distintas variedades como jamón, barbacoa, cuatro quesos y vegetariana (de la línea Vegalia), se han entregado a la Policía Nacional, Policía Local, Bomberos, Guardia Civil y a los sanitarios del Hospital de Santa Bárbara, en Soria, quienes lo han recibido con gran alegría.