AMDPress.- La multinacional angloholandesa Unilever ha decidido unificar en Barcelona todos sus negocios de alimentación en España, que suponen dos tercios de los 1.024 millones de euros que facturó el grupo en España en 2004. El área incluye la división de helados y congelados (con las marcas Frigo, Magnum, Cornetto y Carte D´Or), y la de alimentación seca (Knorr, Ligeresa, Flora, Calvé y Tulipán, entre otras).

Hasta ahora, estos negocios se desarrollaban desde las cuatro oficinas del grupo en Barcelona y, en menor medida, en las instalaciones de Madrid y Bilbao. Además, en el Poblenou de Barcelona se ubica la fábrica de Frigo. Ahora, en una sola oficina se agruparán los departamentos de márketing, ventas, administración, comercial, logística y recursos humanos de la empresas de alimentación del grupo en España y Portugal. No obstante, esta reorganización no afectará a la sede social y fiscal en Bilbao ni a la oficina central en Madrid.