AMDPress.- El grupo angloholandés Unilever prevé registrar un crecimiento del 4% en las ventas de sus principales marcas, en las que concentra su estrategia tras la puesta en marcha de la política “Camino hacia el crecimiento”. La compañía, que había previsto un incremento superior al 5%, se ha visto obligada a reducir sus previsiones tras registrar un descenso en el volumen comercializado durante el primer semestre de 2003.

En los tres primeros meses del año, Unilever alcanzó unos ingresos de 11.124 millones de euros, un 4% menos de lo facturado en el mismo período del ejercicio pasado. Las marcas líderes obtuvieron un incremento de las ventas del 3% respecto al mismo período de 2002, que junto con la política de recorte en gastos y reducción de referencias originaron un beneficio de 637 millones de euros, un 45% más que los 447 millones obtenidos entre enero y marzo del año precedente.

En este sentido, la compañía no ha reducido las previsiones para 2003 en lo que a ganancias se refiere y espera mantener el alza registrada en 2002, cuando se alcanzó un beneficio neto de 2.100 millones de euros, un 16% más que en 2001.