Central Lechera Asturiana, en su apuesta por la innovación, ha lanzado al mercado un nuevo formato de 2,2 litros, actualmente el más grande del mercado.

Esta nueva botella ha sido diseñada pensando en la comodidad de uso y en el bolsillo de los consumidores. Se trata de un formato ahorro familiar, con más cantidad de leche y a menor precio por litro.

Además de tener más capacidad, es un envase compacto y ergonómico, muy fácil de manejar y adaptado al espacio de cualquier frigorífico estándar.

Este nuevo envase sigue manteniendo el tapón de rosca y el aluminio pelable, dos elementos que aportan seguridad a la conservación del producto y una mayor higiene así como un diseño de boca ancha, que permite un vertido fácil y sin goteo.