La bodega más antigua de España y una de las más antiguas del mundo rompe con la tradición y, por primera vez en su larga trayectoria, elabora un vino de sus propias viñas, en homenaje a uno de sus iconos y emblemas: Anna de Codorníu. Así, Codorníu pone en el mercado Viñas de Anna de la mano de su embajador, el chef tres estrellas Michelín, Jordi Cruz, su primer vino, un blanco de gama Premium (D.O. Catalunya).

"Este lanzamiento es un paso más en el objetivo estratégico del grupo de dar a los consumidores de Codorníu nuevos productos para distintos momentos de consumo", ha explicado Javier Pagés. "Reforzamos así nuestra buena tendencia de crecimiento en vinos D.O. y consolidamos nuestro liderazgo en vinos y cavas de calidad". Y es que el Grupo Codorníu, que en su último ejercicio crecía un 9,5% en vinos con D.O., ha conseguido desde 2008 crecer en el negocio del vino un 66%, representando actualmente el 43% de las ventas de la compañía.

Un vino "muy femenino" en dos versiones

El vino se lanza en dos versiones: una para el canal distribución, en botella transparente; y otra, el Blanc de Blancs, en una elegante botella blanca, y cupada diferente que aporta matices distintivos, para el canal de hostelería. El lanzamiento en una primera fase se focaliza en el mercado español, con vistas a introducirlo próximamente en los mercados internacionales.

"Elegante, fresco y con marcada personalidad femenina", es como los responsables de Codorníu han definido este Chardonnay elaborado con uvas procedentes de distintas parcelas propias, lo que permite obtener un vino "de cualidades excepcionales manteniendo intacta la expresión de la fruta".

"De aspecto brillante, sus aromas a fruta blanca como la manzana o el melón dejan entrever también notas más cítricas con un fondo de especias dulces. En boca es fresco y voluminoso, con un final largo y agradable lo que hace de Viñas de Anna el complemento perfecto para platos de carne blanca, pescados, mariscos, arroces y pastas", ha detallado Bruno Colomer, enólogo de Codorníu, durante la presentación del primer vino de la marca.

Este mes de marzo el jurado del certamen internacional Mundus Vini 2015, considerado uno de los concursos más relevantes en el mundo vitivinícola, ha reconocido ya con una Medalla de Plata a Viñas de Anna.