El enólogo Miguel Ángel de Gregorio acaba de adquirir las instalaciones de Bodegas Bretón, empresa con la que él comenzó en el mundo del vino y que dejó en 1997 para desarrollar su proyecto personal Finca Allende. Miguel Ángel asumió la dirección de estas bodegas en 1999 con apenas 25 años. 

Desde la primera cosecha, de Gregorio apostó por un cambio radical en el modelo de los vinos de la bodega, dando lugar al nacimiento de lo que se conoció como "Vinos de Alta Expresión" y de algunos de los primeros vinos de pago de la Denominación de Origen Rioja.

En muy poco tiempo Bodegas Bretón se convirtió, bajo la dirección de Miguel Ángel de Gregorio, en una de las bodegas más acreditadas de la Denominación de Origen Rioja y en un referente indispensable entre los vinos españoles de calidad.

En 1997 de Gregorio abandonó Bodegas Bretón para iniciar su proyecto personal, Finca Allende, en Briones. En 2007 ve la luz, también en Briones su otro proyecto riojano, Finca Nueva.

En los últimos tiempos, Bodegas Bretón había entrado en una situación de deterioro que la llevó hace dos años al concurso de acreedores. Tras un año de intensas gestiones, Finca Allende ha adquirido Bodegas Bretón y en este momento se están realizando obras de mejora y adecuación de la bodega.