Eneryeti Company ha decido retirar la tapa de sus productos. El objetivo de la compañía de bebidas energéticas pasa por el componente ecológico y sostenible: reducir el plástico de sus envases, en 54.000 kilos, pero manteniendo intacta la calidad. De esta forma, se logra disminuir el impacto medioambiental y, por tanto, el C02 y otros gases nocivos.

Se pretende también mejorar la relación con el target más concienciado. Y, por otro lado, se consigue el abaratamiento del producto; ya que el nuevo tipo impositivo que se podría aplicar a los materiales plásticos en los próximos meses elevaría el precio final de muchos productos.

Las bebidas de la marca Eneryeti no cambian. Próximamente se publicará la campaña que da pistoletazo de salida a esta nueva medida, y con la que se pretende informar al gran público.