A unas horas de celebrarse el consejo que podía decidir el futuro de Freixenet, la repentina muerte de Carmen Ferrer Sala, de 96 años, hija de los fundadores y madre de Enrique Hevia Ferrer, director financiero del grupo familiar, ha hecho que la compañía suspenda la reunión.

Tal y como recoge el digital Crónica Global, la familia está "consternada" por el fallecimiento y la primera decisión que ha tomado es suspender el consejo de administración que se debía celebrar hoy. No se trataba de una reunión al uso, ya que era el foro en el que Hevia Ferrer debía plantear a sus primos hermanos, los Ferrer-Noguer y los Bonet-Ferrer, una opción de compra para su participación en la compañía, abriendo así por primera vez Freixenet al capital externo.

De esta manera, deja el futuro de Freixenet en el aire, al menos unos días. El fallecimiento de la madre de los Hevia en la madrugada de este miércoles en Santander, ciudad a la que se han trasladado de urgencia sus hijos Enrique, Carmina, Agustina y Montse Hevia Ferrer para despedirse y organizar la ceremonia, que se celebrará mañana en la capital de Cantabria.