El balance de situación de la D.O. Ca. Rioja que presenta la memoria 2015 publicada por el Consejo Regulador permite valorar con satisfacción la evolución que ha seguido la denominación en estos tiempos de cambio. "Rioja se encuentra en un momento crucial de su historia -afirma el presidente del Consejo, José María Daroca-, en plena fase expansiva en los mercados internacionales y con retos muy importantes que pretenden dar un impulso innovador a su evolución con el objetivo de alcanzar un mejor posicionamiento e incrementar el valor de los vinos, inquietudes que comparte la inmensa mayoría del sector".

En el décimo aniversario de la puesta en marcha del Plan Estratégico de Rioja 2015-2020, que marcó la hoja de ruta para convertir a esta denominación "en una de las regiones referente del segmento de vinos de calidad en los mercados mundiales", las ventas han alcanzado un nuevo récord, pero lo más positivo es que han crecido en valor; la cosecha ha sido magnífica tanto cuantitativa como cualitativamente; la Ley de Denominaciones de Origen promulgada en junio de 2015 ha proporcionado el necesario marco legal al sistema de autorregulación y modelo organizativo de Rioja; y, frente a la amenaza de devaluación significativa de la D.O. que representa la aplicación a partir de enero de 2016 del nuevo régimen europeo de autorización de plantaciones de viñedo, el sector vitivinícola riojano h planificado el potencial productivo mediante un incremento regulado de la superficie de viñedo durante el período 2016-2018.

También ha sido año de relevo al frente de la presidencia del Consejo Regulador, asumida por las cooperativas en cumplimiento del pacto establecido por el sector productor para este periodo de mandato. Para José María Daroca, "además de ser un hito histórico, esta presidencia dará mayor visibilidad al sector cooperativo, que ha jugado un papel fundamental en el desarrollo de Rioja en el último medio siglo y cumple una gran labor social contribuyendo al mantenimiento de la economía familiar en el ámbito rural".