Osborne acaba de celebrar su Junta General de Accionistas en la que se han aprobado las cuentas del último ejercicio. La compañía terminó el ejercicio 2020 (febrero 20-enero 21) con unas ventas de 159 millones de euros y un ebitda de 14,1 millones, un 29% y un 57% inferiores a las cifras del 2019.

Ignacio Osborne: “2020 ha sido probablemente uno de los momentos más complejos, intensos y retadores de nuestra historia. A pesar de la abrupta e inevitable caída de la facturación, los resultados de 2020 muestran la solidez de nuestro negocio”

El año 2020 estuvo condicionado prácticamente en su totalidad por la Covid-19 y sus graves efectos sobre el PIB y el consumo, y específicamente sobre la hostelería y el turismo. Cabe recordar que el negocio de Osborne es muy dependiente de los canales de hostelería y travel retail que concentran históricamente el 60% de sus ventas.

A pesar de la caída de su actividad, Osborne logró en 2020 una generación neta de caja de 20 millones euros e incrementó la cuota de mercado de sus principales marcas -Cinco Jotas, Nordés, Bodegas Montecillo, Carlos I, Anís del Mono, Veterano y Magno, entre otras- en prácticamente todos los mercados estratégicos. Las marcas mostraron un excelente desempeño en el canal de alimentación, y en el e-commerce, en los que la compañía volcó sus esfuerzos para compensar las importantes caídas en los canales más afectados por la pandemia. Además, Osborne tomó importantes decisiones orientadas a consolidar y acelerar su plan estratégico "que ya están impactando positivamente en la rapidez de la recuperación y que mejorarán la robustez del negocio a largo plazo", según indican desde la empresa.

En palabras de Ignacio Osborne, presidente de la compañía: “2020 ha sido probablemente uno de los momentos más complejos, intensos y retadores de nuestra historia. A pesar de la abrupta e inevitable caída de la facturación, los resultados de 2020 muestran la solidez de nuestro negocio –constatable con una mejora de la cuota de mercado de nuestras marcas en prácticamente todos nuestros mercados estratégicos- y de nuestra estructura financiera –con una reducción relevante de la deuda neta respecto al 2019-. Me siento muy orgulloso de la capacidad de sacrificio de nuestros accionistas, empleados, y colaboradores, y de su compromiso para proteger el negocio en el corto plazo y para salir reforzados en el largo plazo. Estoy convencido de que estamos ya saliendo muy reforzados de una crisis sin precedentes”.