Los representantes del sector vitivinícola en el Consejo Regulador han modificado la regulación de los requisitos mínimos a cumplir por los etiquetados de los vinos de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

El presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, afirma que "desde ahora, y de una manera ordenada, las bodegas podrán dotar a sus etiquetas de información adicional mediante estas nuevas referencias expresas que se podrán utilizar únicamente cuando por trazabilidad se demuestre que el vino ha sido elaborado de dicha forma o empleando dichas técnicas, asegurando así la transparencia y veracidad que caracterizan a Rioja".

Los nuevos términos regulados son el fruto de una línea de trabajo desarrollado por la Comisión de Reglamento del Consejo Regulador, quien se compromete a llevar a cabo una revisión de carácter semestral para la inclusión o desarrollo de las siete menciones establecidas.

Se establecen jurídicamente un total de siete denominaciones o menciones en torno a la denominación del producto

 

En primer lugar, los vinos 'madurados en bodega' impiden la combinación con dibujos, expresiones o menciones relativas a la barrica, roble o madera y tampoco cabrá el uso de expresiones relativas a "envejecido" o "aged". En segundo lugar, se distinguen las 'ediciones o colecciones eleccionadas y limitadas', figura que deberá comunicar en qué consiste la colección, selección o edición así como el volumen total del lote. En tercer lugar, las 'viñas viejas, centenarias o prefiloxéricas', las cuales deberán utilizarse siempre y cuando se acredite una edad mínima de 35 y 100 años, y ser anteriores a 1900 en el caso de las prefiloxéricas. En cuarto lugar, los 'viñedos de altura', que deberán acreditar por trazabilidad que la altura mínima del viñedo es de 550 metros sobre el nivel del mar. En quinto lugar, los 'viñedos en propiedad', el cual acredita que procede de viñedos de propiedad de la bodeba o dispone en exclusiva de cualquier título jurídico válido que acredita la que producción resultante es por un periodo mínimo de 10 años de forma ininterrumpida. En sexto lugar, los 'embotellados en la propiedad', título que podrá utilizarse cuando la marca sea propiedad de la bodega o grupo empresarial que ostenta la titularidad de las instalaciones. Por último, las 'nuevas elaboraciones con lías, hormigón o tinajas de barro', utilizadas cuando, pro trazabilidad, se demuestre que el vino ha sido elaborado de dicha forma, excluyendo la expresión "madurado".

Además, el término cosecha deberá acompañarse siempre con la añada. Toda expresión registrada no podrá destacar sobre el signo distintivo exclusivo de la marca ni sobre el nombre de la Denominación ni el término tradicional que la acompaña debajo. No se consideran menciones aquellos términos que hagan referencia a las cualidades organolépticas del vino. A su vez, las condiciones edafológicas podrán ser mencionadas en las leyendas en contraetiquetas informativas.

Por otro lado, el Pleno también ratificó un acortamiento de los requisitos para el uso del término tradicional 'crianza' de los blancos y rosados especificando que el envejecimiento se efectuará durante, al menos, 18 meses. Estos vinos se someterán al sistema tradicional mixto de envejecimiento en barrica de roble de 225 litros de capacidad aproximadamente, de forma continuada y sin interrupción durante seis meses, como mínimo, seguido y complementado con envejecimiento en botella.

Esta actualización ratifica el interés comercial por parte del sector en la elaboración de estos vinos y permite, así, adelantar su salida al mercado seis meses aprovechando la primavera, temporada donde se dispara el consumo de estos. Por otro lado, este retroceso en los tiempos mínimos del término 'crianza' permite evitar solapamientos con los etiquetados como 'reserva', evidenciando la diferencia de envejecimiento habida entre ellos.