El consumo en España se reactivaría con el éxito del combinado nacional en el mundial de Brasil. De hecho, durante las tres semanas que duraron los tres campeonatos internacionales en los que venció el equipo español (las dos Eurocopas de 2008 y 2012 y el mundial de 2010) se produjo en el país un repunte en el consumo en el hogar de determinados productos que supuso un crecimiento en el gasto, cifrado por Nielsen en 75 millones de euros.

De volver a repetirse el éxito futbolístico es de prever que ese momento de gasto se refrende por lo menos en términos parecidos a los de anteriores campeonatos. Por lo tanto, todo hace pensar que tras los éxitos deportivos sin precedentes de La Roja, una nueva victoria del equipo en el Mundial podría impulsar un ligero crecimiento en el consumo en bebidas alcohólicas, vinos, cervezas, refrescos, snacks, frutos secos, aperitivos, embutidos, quesos o golosinas, entre otros.

"La celebración de un Mundial de fútbol es una oportunidad única, ya que estos acontecimientos reúnen a los ciudadanos con sus familias y amigos y se generan momentos de consumo especiales que pueden influir de manera satisfactoria en la confianza y, por tanto, en la recuperación de la economía", asegura el director general de Nielsen España y Portugal, Gustavo Núñez. 

Los datos de Nielsen muestran cómo el crecimiento del 3% anual que venían registrando estas categorías asociadas a actos de celebración social, se impulsó hasta el 8% en las semanas de las tres fases finales de las dos Eurocopas y el último Mundial.

Por contra, en los dos campeonatos anteriores, en los que España no generó tanta ilusión debido a su prematura eliminación, el crecimiento en las semanas de las fases finales fue del 6%, pero dentro de una tendencia media anual del 10% para estas categorías; es decir dentro de una situación económica de desarrollo, por lo que su impacto no fue tan notable.