Aldi apuesta por mantener su política de precios bajos, también durante la crisis del Covid-19. En un contexto en el que el INE asegura un incremento de precios en Alimentación del 2,5%, la cadena señala que sus precios se han incrementado solo un 0,6% respecto al año anterior, "principalmente gracias a la contención de precios de sus marcas propias que representan el 87% de su surtido". Los precios del surtido de marca propia de Aldi han subido un 0,4% durante el mismo período.

Desde el comienzo de la pandemia, la compañía ha dedicado esfuerzos al abastecimiento de productos de primera necesidad y, a la vez, que el proceso de compra se realiza de acuerdo con los protocolos definidos por las autoridades sanitarias en cuanto a higiene, limpieza y protección, para garantizar la seguridad de sus empleados y de sus clientes. A pesar del incremento en costes, durante este tiempo, los precios se han mantenido en la misma línea que antes de la crisis sanitaria.

Valentín Lumbreras: “El compromiso de Aldi con nuestros clientes es mantener siempre nuestros precios bajos, manteniendo nuestros estándares de calidad para que los clientes puedan seguir realizando una compra completa en nuestros supermercados. Estamos trabajando duro para mantener nuestro compromiso con los clientes, ahora y en el futuro”

Valentín Lumbreras, consejero delegado de Aldi en España asegura que “el compromiso de Aldi con nuestros clientes es mantener siempre nuestros precios bajos, manteniendo nuestros estándares de calidad para que los clientes puedan seguir realizando una compra completa en nuestros supermercados. Estamos trabajando duro para mantener nuestro compromiso con los clientes, ahora y en el futuro”. Según datos de Kantar Worldpanel, los clientes de Aldi han estado pagando estas últimas semanas un 8,8% menos que antes de que se iniciara la crisis, debido en parte al mix de compra que se incorpora en sus cestas, en las que predomina la elección de la marca blanca.

Marca propia

Desde la cadena señalan que la contención en los precios del surtido de marca propia, que representan un 87% del lineal, es una de las principales razones de que Aldi haya podido mantener sus precios bajos manteniendo los mismos estándares de calidad del producto. Las características del surtido corto de Aldi (un surtido de producto basado en pocas referencias, que facilita la decisión de compra al consumidor) favorecen que la compañía pueda trabajar con los mejores proveedores locales, nacionales e internacionales y establecer relaciones de confianza a largo plazo con ellos para garantizar altos niveles de calidad a precios bajos. En concreto, el 80% del surtido de la compañía es de origen nacional, hecho que favorece también la contención de la subida de los precios.

Esta estrategia se ha traducido en un incremento de clientes que confían en Aldi para realizar su compra completa, superando ya los 5,3 millones de hogares españoles según la misma Kantar Worldpanel. La cadena de supermercados ya dispone de 309 establecimientos en todo el país y tiene previstas más de 20 aperturas de nuevos supermercados para este 2020.