Con capacidad para 1100 terneros por año, el cebadero que Alimerka tiene en Villaviciosa trabaja ya a pleno rendimiento. Se cumple así un nuevo objetivo de una instalación que la cadena de supermercados asturiana puso en marcha en 2016 con el objetivo de aumentar la cuota de engorde de terneros en Asturias destinados a la certificación IGP (Indicación Geográfica Protegida) Ternera Asturiana y convertirse, por tanto, en un apoyo para la crianza de terneros en la región. Esta ve, año tras año, cómo muchas de sus reses se tienen que trasladar a otras comunidades para su cebo, con lo que se deja de garantizar su óptima calidad, perdiendo así el distintivo IGP y toda la actividad económica relacionada con él. 

Con este ello, Alimerka refuerza su apuesta por esta certificación, que garantiza que la producción de ternera sigue prácticas de manejo tradicional, respetuosas con el medio ambiente y con el bienestar de los animales en el proceso de cría y que, por tanto, se trata de una producción sostenible y una carne tierna, jugosa y saludable. Dentro de este compromiso, toda la carne de vacuno que vende Alimerka en sus supermercados está certificada con la IGP.