Barbadillo y Asociados, la consultora de franquicias española ha puesto en común con sus socios en la IFCN (International Franchise Consultants Network) los datos de la franquicia en Europa para realizar una radiografía de la situación del sistema de franquicias en el continente.

Los datos arrojan que la franquicia en Europa está fuertemente asentada y aceptada como sistema de inversión. En la actualidad existen alrededor de 9.100 centrales operando en veinte países, lo que convierte a Europa en la potencia número uno, por encima incluso de los Estados Unidos, con un incremento en el número de franquiciadores más del 30% desde 2005. En cuanto a la cifra de unidades operativas, al inicio de 2016 había unas 496.743 funcionando en régimen de franquicia.

La mayor parte de franquicias que operan en Europa se focalizan en los mercados ya maduros de España, Francia, Gran Bretaña, Alemania, e Italia, que juntos representan aproximadamente el 65% del mercado europeo, una cifra que supera las 5.920 franquicias.

Destaca además la fuerte irrupción dentro del mercado de franquicia de los países del este europeo como Rumania –actualmente con 185 centrales operativas– que en 2005 celebró por vez primera una feria de franquicias.

Datos por países

Francia es el país que más centrales de franquicia acapara con 1.834 marcas. En 2015, la franquicia gala supuso una facturación de 48.340 millones de euros y una contratación de 420.300 personas. Sus sectores más activos son moda (19,41%), servicios a las personas (10,58%), fast food (10,14%), otros conceptos de restauración (5,13%), alimentación incluidos los supermercados (9,36%), belleza (8,45%), y otros sectores (36,9%).

En Gran Bretaña, la franquicia emplea a más de 226.262 personas, con 998 marcas y una facturación de 28.629 millones de euros. Se trata de un mercado fuertemente consolidado en el que el 80% de los franquiciados aseguran estar contentos con sus rentabilidades y en el que las organizaciones tanto públicas como privadas (principalmente los bancos) apoyan de manera significativa al emprendedor.

Servicios (40%) y hostelería (16%) son los sectores con mayor peso en Alemania, tanto en lo referido a la facturación, como en número de enseñas operativas. Alemania es una referencia económica y su peso dentro del sistema de franquicia europeo, es igualmente, determinante. La franquicia en Alemania, con 1.018 marcas emplea a más de 222.433 personas y que factura cerca de 26.282 millones de euros.

Italia es un mercado en expansión. Si bien la mayoría de las centrales se localizan en el norte del país, la franquicia también está ganando terreno en el centro y sur de la península, donde se ha convertido en una excelente fórmula para combatir el desempleo crónico que afecta a la zona.
Su facturación supera los 21.680 millones de euros y la contratación de personas que supone la franquicia en este país asciende a 218.473 personas.

Por último, en nuestro país la franquicia supone una facturación en 2015 de 26.600 millones de euros, un 15% más que en 2014. En cuanto a la generación de empleo, el sistema empleó a 253.100 personas, lo que representa un ascenso del 6,8% respecto al año anterior.

Las tendencias de la franquicia europea

La evolución de la franquicia a nivel europeo sigue unas tendencias comunes:

- Expansión internacional: los emprendedores europeos ven en la Unión una especie de "Estados Unidos de Europa". Esto favorece no sólo la expansión internacional de las enseñas, sino también la creación de acuerdos de desarrollo que se concretan en la venta de franquicias master regionales. Por otro lado, Europa se ha convertido en un mercado cada vez más atractivo para las franquicias norteamericanas.

-Co-branding: una formula de expansión en claro desarrollo y ayudada por los altos precios de los alquileres que sufre toda la zona euro. Cada vez son más las enseñas que ofrecen la posibilidad de montar una franquicia corner o un rincón.

-La especialización es un valor y una tendencia cada vez más acusada, no sólo en España, sino también en toda Europa. Las franquicias se especializan para llegar a nuevos nichos de mercado y para dar respuesta a demandas cada vez más exigentes.

- Multifranquiciados: con el fin de aumentar la rentabilidad de sus inversiones, los franquiciados tienden a abrir más de un punto de venta bajo la misma marca, convirtiéndose en multifranquiciados de la misma.

- Legislación relativa a la franquicia: el marco regulatorio es Comunitario, y por tanto único. Sin embargo, son bastantes los países que regulan aspectos precontractuales como la entrega de información previa al franquiciado.

- Desarrollo de nuevos sectores fuera de los tradicionales: el mercado se expande con la creación de nuevas enseñas que franquician conceptos tan novedosos como centros de psicología positiva o robótica (en España) o los servicios de rehabilitación de edificios (en el Reino Unido).