Lidl ha presentado en Madrid sus principales cifras del ejercicio 2015 en España y sus planes de inversión, expansión y empleo para 2016 de la mano de Ferrán Figueras, director general financiero, y Amalia Santallusia, directora de Recursos Humanos. Figueras ha recordado que en el ejercicio 2015 Lidl Supermercados ha registrado unas ventas netas de 3.048 millones de euros en España, tras lograr un incremento del 12,5% frente al año anterior; ha invertido 262 millones de euros, un 30% más, y abierto 30 nuevos establecimientos. Según datos de Kantar WorldpanelLidl cerró 2015 con una cuota de mercado del 3,6%.

El director general financiero de la compañía alemana en España ha explicado también que en el último año Lidl aplicó una rebaja del 0,6% a los precios de su surtido, compuesto por 1.800 referencias; registró un incremento del 14% en las ventas de los productos frescos; mientras, sus MDD representan actualmente entre el 80% y 85% de las ventas. Para el ejercicio de 2016 el objetivo de la empresa pasa por ver crecer su facturación entre el 5% y el 8%, según ha avanzado Figueras. De momento la compañía sigue ganando cuota a sus competidores, según los datos de Kantar Worldpanel del segundo trimestre del 2016, consigue el 4,1% del mercado español de la distribución y es la que más crece.

Inversión récord en España y expansión

La compañía ha previsto para este 2016 una cifra récord de inversión de 350 millones de euros en España, lo que significa un 33% más que en el ejercicio anterior; y la mayor en sus 22 años de presencia en este mercado. Considerando esta nueva partida de inversión anual, Lidl habrá destinado al mercado español más de 1.000 millones de euros en los últimos 5 años. Una parte importante del montante de este año se destinará a la construcción de 40 tiendas, tanto para incrementar presencia en zonas de interés comercial en las que la compañía aún no está presente -unos 15 establecimientos-, como para modernizar y ampliar la red de tiendas ya existentes.

En septiembre de este año entrará ya en funcionamiento la primera fase de la que será su décima plataforma logística en España, ubicada en Alcalá de Henares, Madrid

Igualmente, "para hacer frente al importante incremento en ventas experimentado en estos últimos años y garantizar un crecimiento sostenible en el futuro", ha explicado Figueras, la compañía ha creado nuevas instalaciones logísticas. En septiembre de este año entrará ya en funcionamiento la primera fase de la que será su décima plataforma en España, ubicada en Alcalá de Henares, Madrid. Esta infraestructura supone una inversión de 70 millones de euros, tendrá una superficie construida de 70.000 m2 y empleará a 275 personas. Adicionalmente, la empresa ha adquirido recientemente una parcela de 122.000 m2 en la localidad valenciana de Cheste para instalar una nueva nave logística que entrará en funcionamiento a finales de 2019 o principios de 2020, según detalló el director general financiero de Lidl.

Según ha explicado Figueras, "nuestra apuesta por España es más firme que nunca. Estamos convencidos de que aún tenemos mucho potencial para seguir creciendo y continuar ganando cuota de mercado, por lo que vamos a seguir abriendo nuevas tiendas para llegar cada vez a más hogares españoles". Además, Figueras ha insistido en que desde Lidl se seguirá trabajando para mantener su estrategia comercial "y ofrecer al consumidor español los precios más baratos, sin renunciar a la calidad de todos nuestros productos".

Con el objetivo de ser el mejor empleador del sector

A los más de 1.200 empleos generados en 2015 por Lidl, la empresa de distribución tiene previsto sumar durante este año 800 nuevos puestos de trabajo para continuar consolidando su estrategia de expansión, crecimiento y apuesta por España. Para la compañía, el objetivo estratégico en materia de empleo está "en ser el mejor empleador del sector de la distribución en España", según ha indicado la directora de Recursos Humanos de Lidl en nuestro país, Amalia Santallusia. Para lograr este propósito Lidl se apoyará "en el marco que nos proporciona la entrada en vigor del nuevo convenio colectivo firmado a principios de marzo, el mejor del sector y que ha supuesto homogeneizar las condiciones laborales, estableciendo en 8,5 euros/hora el sueldo mínimo en la empresa; así como con la apuesta por la formación como herramienta para el desarrollo de las personas y de la organización", ha insistido Santallusia.

En este contexto, Lidl prevé este año realizar una inversión de más de 7 millones de euros en planes formativos para sus empleados, lo que responde un total de 500.000 horas de formación en 2016. Conscientes de que sus empleados son su fuerza competitiva, la compañía centra su política de RRHH en la apuesta por el talento interno, lo que se refleja en que el 90% de puestos directivos y cargos intermedios se cubren con promociones internas.

Lidl lanzará la campaña 'Employer Branding' en la que quiere destacar la importancia que tiene la formación para desarrollar el talento interno y para atraer el talento externo

Según ha detallado también Santallusia: "Lidl apuesta por el modelo de formación dual como alternativa eficaz para mejorar la empleabilidad juvenil y reducir las altas tasas de paro de este colectivo". En este ámbito, Lidl lleva años implementando programas de formación dual integrados en el sistema educativo público español. Como novedad, este año ha ampliado a Baleares y Andalucía sus programas de formación profesional dual que ya se podían cursar en Cataluña desde 2013 y en Madrid desde 2014.

Para reforzar la apuesta en materia de recursos humanos próximamente Lidl lanzará la campaña 'Employer Branding' en la que mediante 3 spots, en los que intervienen personas que trabajan en la organización, quiere destacar la importancia que tiene la formación para desarrollar el talento interno y para atraer el talento externo.

Lidl Supermercados, filial de Lidl Stiftung, entró en el mercado español en el 1994. En la actualidad cuenta con nueve plataformas logísticas (Valencia, Vitoria, Sevilla, Madrid, Barcelona, A Coruña, Málaga, Murcia y Tenerife) y un equipo de 11.500 profesionales. Cada semana, 3 millones de clientes visitan las más de 535 tiendas que la compañía de origen alemán tiene repartidas en todas las provincias españolas. Lidl Stiftung forma, junto con la cadena de hipermercados Kaufland, el Grupo Schwarz. Con una facturación total de 79.000 millones de euros en 2014, el Grupo Schwarz ocupa el 4º puesto a nivel mundial en el ranking de distribución de alimentación y está presente en 27 países en Europa con una red de cerca de 10.000 establecimientos.