Makro ha dado un paso más en su compromiso con los hosteleros. Tras el éxito cosechado con su política de precios bajos fijos puesta en marcha entre abril y junio, la compañía ha decidido prorrogarla durante el verano, una de las épocas del año con mayor volumen de negocio en el sector hostelería.

En total, 53 referencias de frutería, pescadería, carnicería y congelados mantendrán esta rebaja en los 37 centros que la compañía tiene en España. Entre abril y junio, la política de precios bajos fijos de Makro ha obtenido muy buenos resultados, llegándose a incrementar las ventas de estos productos de pescadería y carnicería en un 50% y 15%, respectivamente, y en un 15% el número de clientes que los adquieren.

Estos resultados ponen de manifiesto que esta iniciativa es la que esperaba la hostelería, y por ello la compañía ha decidido prorrogarla hasta el 31 de agosto, y ampliarla a 15 referencias de la sección de congelados. Lanzada a principios de abril, la acción se fundamenta en un principio básico: Los menús servidos por los hosteleros mantienen un precio fijo, por lo que el coste de los productos también debería ser estable.

En el caso de los productos frescos, el precio fluctúa en función de la oferta y la demanda, del mercado, de la época del año… Con esta política, la compañía quiere ayudar al hostelero a planificar sus compras y la oferta de sus menús, fijando un precio muy competitivo en 53 de los productos más demandados por los hosteleros, y que revisará cada 2 ó 3 meses para adaptarse al precio del mercado.