El grupo Sorli, que cuenta con 114 supermercados en Cataluña, ha definido un nuevo modelo comercial para generar un cambio que aporte soluciones que faciliten el proceso de compra mediante una nueva distribución de los productos. De esta forma, los supermercados se organizarán por categorías definidas en función de las necesidades del consumidor final como la de elaborados cárnicos, la de comida rápida o la de celebraciones, entre otras.

Uno de los principales objetivos del nuevo modelo de Sorli es mejorar la eficiencia de forma transversal y para ello dotará a las tiendas de nueva tecnología que optimice la gestión de los pedidos de productos frescos con datos que permitirán realizar una previsión de ventas futuras más ajustada. Este refuerzo tecnológico busca facilitar también la gestión y aprovisionamiento automatizado de los frescos, unos productos de difícil parametrización.

El nuevo modelo comercial de Sorli también pasa por continuar apostando por los valores de la compañía como son los productos frescos con unas 7.000 referencias. En este sentido se mantendrá la marca Sorli "de aquí" con unas 100 referencias y a la vez se potenciará la oferta de precios competitivos incorporando productos de la marca IFA.

También en consonancia con el nuevo modelo comercial, Sorli ha creado una nueva identidad gráfica que refuerza los valores clave como son el producto fresco, la proximidad, la modernidad y la vocación de servicio. Sorli prevé que el nuevo modelo a implementar tenga una repercusión positiva en la facturación del grupo, que en 2016 calcula que será de 242 millones de euros. Esta facturación provendrá en un 90% de los 114 supermercados, en un 4% de las 3 gasolineras y en un 6% del resto de actividades del grupo.