Vegalsa-Eroski ha hecho extensiva la implantación de bolsas de tipo compostable en toda su red comercial, en el marco de su compromiso con la reducción del consumo de plástico. A partir de ahora estas bolsas biocompostables y, por tanto, 100% biodegradables, estarán a disposición de los clientes en las secciones de charcutería, carnicería, pescadería y frutería de sus establecimientos de las enseñas Eroski, Autoservicios Familia y Cash Record tanto en Galicia como Asturias y Castilla y León.

Con las bosas biocompostables, Velgasa-Eroski reducirá 150 toneladas de plástico al año y 500 toneladas de dióxido de carbono, que son las que suponían su fabricación. “Ofrecemos esta alternativa más sostenible como parte de nuestro compromiso con la protección del medio ambiente y de nuestra contribución a la tendencia de consumo sostenible que abarca la desaparición progresiva del plástico contaminante en las superficies comerciales. Para ello, trabajar con materiales biodegradables nos ayudará a reducir el impacto negativo sobre el medioambiente, ya que al tratarse de bolsas compostables, fabricadas con fécula vegetal, no producen residuos tóxicos”, explican desde la compañía.

Desde Vegalsa-Eroski se recuerda que una vez que las bolsas compostables son desechadas se degradan biológicamente sin dejar residuos tóxicos visibles o distinguibles, convirtiéndose en compost, en abono orgánico.