El Grupo Corte Inglés ha dado entrada en su accionariado por un importe de mil millones de euros a H.E. Sheikh Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani, antiguo primer ministro de Qatar, que tendrá una participación minoritaria del 10% del capital. Según ha explicado la compañía en un comunicado, la inversión se ha realizado a través de un instrumento convertible en acciones en tres años. Estas acciones forman parte de la autocartera de la compañía

Con este acuerdo, el inversor qatarí, uno de los principales a nivel mundial, entra en el Grupo El Corte Inglés con vocación de permanencia y apoyará el desarrollo estratégico del Grupo. Tras esta operación, el inversor tendrá un puesto en el Consejo de Administración de El Corte Inglés, y "entra con vocación de permanencia y apoyo al desarrollo estratégico del Grupo", según ha expresado la empresa de distribución.

Dimas Gimeno Álvarez, presidente de El Corte Inglés, ha declarado: "Es para nosotros un motivo de gran satisfacción incorporar a nuestro Grupo a un inversor global tan cualificado. Este acuerdo es fruto de un proceso que ha ido madurando y que ha concluido con una alianza muy satisfactoria para ambas partes. El nuevo accionista nos va a acompañar en nuestro crecimiento y expansión en un ambiente de cooperación".

Este inversor ha llevado a cabo importantes operaciones entre las que figuran las realizadas en el Deutsche Bank y el KBL Luxemburgo Bank. También ha participado en la privatización de Heritage Oil.

Antes de la incorporación del inversor qatarí, la empresa de distribución había estudiado la posibilidad de vender parte de su inmenso parque inmobiliario, constituido en la mayoría de los casos por edificios en el centro de las ciudades, para financiar su proyección exterior. En la época de Isidoro Álvarez, su anterior presidente, la firma había considerado la posibilidad de salir a bolsa, tal y como publican en el digital Crónica Global.

Esta es la primera operación de envergadura de la presidencia de Dimas Gimeno, sobrino de Álvarez, y también accionista de la empresa, de la que posee un 7,5% del capital. Es el mismo porcentaje que tienen sus primas Marta y Cristina Álvarez. La familia García Miranda tiene casi otro 10%, una participación similar a la de la familia Areces Galán, mientras que el resto de las acciones están repartidas entre altos ejecutivos, empleados y la autocartera.