AMDPress.- Las ventas de Kimberly-Clark durante el segundo trimestre del año alcanzaron los 3.987 millones de dólares (3.211,96 millones de euros), lo que significa un crecimiento del 8,1% respecto al mismo período del año anterior. El beneficio neto, por su parte, experimentó una caída del 7,2%, situándose en los 421,8 millones de dólares (339,80 ME). Respecto a los seis primeros meses del año, la facturación ascendió a los 7.892,9 millones de dólares (6.358,58 ME), un 6,7% más que en 2004, mientras que el beneficio neto disminuyó un 4,6%.

Por negocios, el de cuidado personal creció un 7,4% durante el segundo trimestre y un 5,5% durante el semestre, lo que se traduce en unas ventas respectivas de 1.601,6 millones de dólares (1.290,26 ME) y 3.134,5 millones de dólares (2.525,18 ME). La compañía atribuyó el éxito, además de a los fuertes crecimientos de los mercados emergentes, al buen funcionamiento que registraron las braguitas Pull-Ups y GoodNites, los productos para la incontinencia Depend y Poise y los pañales Huggies, en Norteamérica. Los productos de celulosa, por su parte, evolucionaron un 13%, reportando a la compañía 1.422,9 millones de dólares (1.146,30 ME) durante el segundo semestre, gracias al éxito de lanzamientos como Kleenex Moist Clohts o Scott Soft o a la renovación de packaging de Kleenex Anti-Viral.

Por otro lado, Kimberly-Clark ha anunciado la puesta en marcha de una serie de acciones con las que mejorar su posición competitiva a través de la aceleración de inversiones en objetivos que generen crecimientos, haciendo más eficientes las operaciones de fabricación mundiales y aumentando la eficiencia y eficacia de los costes de sus operaciones administrativas. Dichas iniciativas se engloban dentro del Plan de Negocio Global que la compañía introdujo en 2003 para delimitar su estrategia de crecimiento a largo plazo.

Entre otras acciones, Kimberly-Clark tiene previsto aumentar la inversión para consolidar su posicionamiento en las categorías de cuidado del niño-bebé y adulto-familiar, así como acelerar el crecimiento en los mercados emergentes.