El grupo L'Oréal ha alcanzado una facturación de 11.642 millones de euros durante los nueve primeros meses (hasta el 30 de septiembre) de su actual ejercicio fiscal, lo que representa un crecimiento del 8,3% respecto al mismo período de 2005. Las fluctuaciones de moneda han tenido un impacto positivo del 0,9%, de modo que, si se excluye el impacto de los tipos de cambio, la evolución se ha establecido en el 7,4%.

Jean-Paul Agon, consejero delegado de la multinacional, ha destacado el fuerte incremento de las ventas, en línea con las previsiones, así como el crecimiento de la región de Europa Occidental y el rápido avance en el resto del mundo.

Concretamente la división de Productos Gran Público facturó 5.980 millones, con una evolución positiva del 6,4%. En su caso, dignos de mención han sido el tratamiento facial Age Re-Perfect o el tinte capilar Casting Crème Gloss de L'Oréal Paris; las ganancias en cuota de mercado de Fructis en Estados Unidos, y la marca de coloración Nutrisse de Garnier; o el éxito de los labiales SuperStay de Maybelline, especialmente en el mercado estadounidense.