El sector de la alimentación se enfrenta a mayores retos como exigencia de alta calidad, junto con un comportamiento del consumidor en constante cambio, y una enorme presión de tiempo y costes. Esto significa que no sólo los productos de alimentación deben acatar específicamente estos criterios, sino que también el envase es un importante factor que hay que considerar.

 Dirk Maehr, director de Marketing Global en SIG Combibloc, en este sentido explica que en el sector del food service se utilizan criterios diferentes para la selección de productos a los que se aplican en una compra individual en el supermercado. "Debido a las cantidades considerablemente mayores que se necesitan en food service, hasta las menores diferencias de precio equivalen a cantidades considerables". Por ello, añade que con envases de cartón de la firma, que no contienen BPA, su empresa lleva la delantera en el mercado gracias a su más reciente innovación: el Smart Dispenser, desarrollado en colaboración con la compañía norteamericana Server Products, un importante fabricante global de equipos.

El Smart Dispenser ofrece, según la compañía, una manera más higiénica, cómoda, rentable y ecológica de dispensar bebidas y utiliza los envases de cartón de gran formato combiblocMaxi. El dispensador consta de una caja en la que cabe todo el envase, y una unidad de bombeo que se inserta directamente en la parte superior del envase a través de una abertura revestida, abriendo el envase y conservando la pureza y calidad del producto. No se pierde nada al transferir el producto a otro recipiente, y todo se hace de forma limpia. El Smart Dispenser ofrece un alto rendimiento en la evacuación de producto, dispensando hasta un 98% de productos como bases para smoothies, siropes con sabor, concentrados de zumo y otros alimentos líquidos. Las uniformes porciones sacan el máximo provecho del producto y minimizan los desperdicios gracias al preciso control de distribución. También hace más fácil usar recetas, y requiere una formación mínima. 

Dirk Maehr señala que prevén que, con la creciente presión sobre tiempo y costes en la cadena del food service, se demandará cada vez más conveniencia. Y los fabricantes de alimentación están respondiendo hoy en día a este reto. Por esta razón, durante los últimos años las principales marcas de consumo han convertido en muchos casos las divisiones en el sector de food service en un área de negocio separada. También hay multitud de fabricantes de alimentación de menor tamaño especializándose en productos expresamente para este sector.