Verallia ha facturado a nivel global 2.400 millones de euros, con 16.000 millones de botellas y tarros producidos en el mundo. Así lo constata en su Anuario 2015, año que ha supuesto un punto de inflexión para la firma, ya que en él ha dado inicio a una nueva etapa como grupo totalmente independiente de Saint-Gobain. En la recién estrenada andadura, Verallia sigue apostando por permanecer al frente del mercado ibérico del vidrio con un ambicioso plan industrial que se concretará en la modernización de las fábricas de Azuqueca de Henares y Zaragoza. Para ello, invertirá 26 millones de euros en sus fábricas de España y Portugal en 2016.

El anuario, que recoge las principales acciones de Verallia a nivel mundial, incluye un anexo centrado en las actividades de Verallia España, en el que se pone de manifiesto una estrategia basada en la innovación, la sostenibilidad y la seguridad laboral.

Paulo Pinto, director general de Verallia España y Portugal, afirma que "nuestra prioridad para este año 2016 sigue siendo alcanzar la excelencia operacional, en aras de ofrecer el más alto nivel de calidad y servicio a nuestros clientes. Una meta que se ve reforzada por nuestros avances dentro del programa WCM (World Class Manufacturing), que incrementa exponencialmente, año a año, la seguridad, las competencias del personal, la innovación y la eficiencia de los procesos".