Verallia, filial del grupo Saint-Gobain especializado en la producción de envases de vidrio para alimentación y bebidas, prepara un plan de modernización y flexibilización de su planta de Alcalá de Guadaira (Sevilla) que supondrá una inversión de 30 millones de euros. La finalidad de dicha iniciativa es atender de forma óptima los mercados de vinos, aceites, licores y alimentación en Andalucía y el Sur de España -segmentos en crecimiento y con clara vocación a la exportación-. Con esta inversión, la firma mejorará la eficiencia energética y reducirá el impacto medio-ambiental de la fábrica en más de un 20% con la misma capacidad productiva.

La reconversión se centrará en un nuevo horno más grande y eficiente que permitirá incrementar el uso de calcín (vidrio reciclado de los hogares) para la fabricación de nuevos envases. Además, se prevén mejoras del impacto medio-ambiental mediante la utilización de energías renovables para la obtención de combustible con el objetivo de convertir esta planta en una referencia en el ámbito de la sostenibilidad.

Otra parte de este proyecto innovador se centra en incrementar la flexibilidad de la planta. Es decir, mejorar la capacidad de fabricar un mayor número de productos simultáneamente, producir series cada vez más pequeñas, realizar desarrollos de modelos nuevos y muy innovadores a corto plazo de tiempo y ofrecer una mayor diversidad de formas y colores para responder a las demandas que plantea tanto el mercado tradicional español como el exigente mercado de exportación. Esta inversión garantiza la viabilidad de la planta a largo plazo, asegura los empleos industriales y la presencia en Andalucía de una empresa vidriera adaptada a las necesidades locales.