Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), holding lácteo asturiano resultante de la fusión entre Clas, Ato y Larsa, ha registrado su beneficio neto en el último ejercicio de 605 millones de pesetas, un 337% más que en 1998. La cifra de negocios se situó en los 82.005 millones de pesetas, una cifra que la compañía prevé aumentar en un 10% en el presente ejercicio para alcanzar los 90.000 millones de pesetas. Asimismo, el grupo prevé cerrar el año 2000 con un beneficio neto de alrededor de 1.500 millones de pesetas, un 148% más. Entre los planes más inmediatos de Capsa, que en el pasado ejercicio invirtió cerca de 5.000 millones de pesetas, está la construcción de una nueva fábrica de yogures y postres, con una capacidad de 100.000 toneladas, que se prevé entre en funcionamiento en el primer semestre de 2001, así como la construcción de una nueva planta de quesos en Galicia para el 2002.