Corpolimen, antiguo grupo avícola Callís y propietario de la marca Don Pollo, ha presentado expediente de cierre al Departamento de Trabajo de la Generalitat. La compañía perteneciente a la sociedad inversa holandesa Meadow, que suspendió pagos el pasado mes de enero, dejará sin empleo a 198 trabajadores. La empresa tiene unas deudas de 1.300 millones de pesetas.