Aral Digital.- Covirán ha puesto en marcha un plan para lograr una mayor fidelización y compromiso por parte de sus trabajadores. Las medidas adoptadas por la cooperativa, que se han reforzado con motivo de la crisis, “buscan el compromiso de los más de 800 trabajadores” y están basadas en mantener el entorno y las condiciones de trabajo seguras y saludables, desarrollar las competencias para un buen ejercicio del trabajo, facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar, así como la igualdad de oportunidades”, explican fuentes de Covirán. Asimismo, el nuevo plan pretende “dar seguridad en el empleo, desarrollar la fluidez en la comunicación y gestar y reforzar una cultura del reconocimiento”.

Siguiendo esta última línea, Covirán ha entregado el premio al Mejor Empleado 2008. “Los empleados con potencial son los que ofrecen a las empresas ventajas competitivas cuando la economía vive horas bajas”, ha manifestado el director general de Covirán, Luís Osuna.

El objetivo es reforzar los valores de la empresa (verdad, humildad, ética, trabajo en equipo, dignidad y justicia), utilizar el reconocimiento para comunicar la visión y valores de la organización, fortalecer la cultura corporativa y fomentar la retención de empleados. “Los directivos tenemos que prestar más atención a nuestros empleados cuando la economía va mal, para evitar la fuga de buenos empleados cuando la situación mejore”, añade Osuna.

El Mejor Empleado 2008 ha sido elegido por la Dirección General, tras la elección por parte de cada director de área del mejor empleado de la misma, entre los más de 800 empleados que forma Covirán en sus 23 plataformas de distribución. El premio ha recaído en José Fernando Pascua Zarenba, un carretillero santanderino que trabaja en Covirán desde julio de 2002.