AMDPress.- El afloramiento del dinero negro, la ilusión del consumidor por pagar con las nuevas monedas y billetes, y la concienciación de la población sobre el perjuicio que suponía pagar con tarjetas para los comerciantes, son las principales razones apuntadas por la Asociación Nacional de Centrales de Compras y de Servicios (Anceco) para explicar que, contra todo pronóstico, el euro se haya impuesto al uso de tarjetas en los primeros días de este nuevo año.

Según datos de Anceco, el uso de tarjetas en los primeros días de enero se ha mantenido igual que en diciembre de 2001, o lo que es lo mismo, entre un 20-40% de las compras realizadas, dependiendo del sector, se han efectuado con dinero de plástico.