La empresa de perfumería y moda Puig Beauty & Fashion (PB&F) de Corporación Puig ha adoptado una nueva estructura organizativa, debido al crecimiento de sus actividades tras las últimas adquisiciones realizadas (Nina Ricci, Myrurgia y Gal) y a los nuevos planes de expansión de la compañía. El holding catalán de la familia Puig ha ratificado a Javier Cano como presidente ejecutivo de PB&F, y reestructurado a esta sociedad, que en los últimos tres años ha duplicado su dimensión y que en el presente ejercicio contará con una cifra de negocios de 850 millones de euros (141.428 millones de pesetas), en tres áreas de negocio, que operarán a escala mundial: Puig Fragancias y Cuidado Personal, que representa el 41% de las ventas del Grupo; Puig Prestige Beauty Brands, para la actividad de las fragancias selectivas, que supone el 51%, y Puig Fashion, para moda y accesorios, con el 8% restante. La primera división aglutinará las fragancias y productos de cuidado personal de Antonio Puig, Myrurgia y Gal, y su actividad se centrará en los mercados de España y Latinoamérica. Su presidente es Carlos Iniesta, ingeniero industrial y ex ejecutivo de Cruz Verde Legrain, recientemente fichado por Puig. La segunda se responsabilizará del negocio mundial de fragancias de alta selección con distribución selectiva de Paco Rabanne, Nina Ricci y Carolina Herrera, así como de la red internacional de filiales comerciales, con presencia directa en más de veinte países. El presidente de esta división es Manuel Puig. Por último, la tercera división, de moda y accesorios de Nina Ricci, Paco Rabanne y Carolina Herrera, está presidida por Marc Puig, que además ejercerá de vicepresidente de Desarrollo Corporativo de la cabecera del grupo: Puig Beauty & Fashion. A corto plazo, los planes de expansión de PB&F contemplan, según la compañía, el desarrollo de su presencia en el mercado americano y la consolidación del negocio de perfumería selectiva y del de moda. Además de PB&F, principal compañía de la familia Puig, la Corporación tiene el 100% de Flamagás, el 50% de Isdin y una división inmobiliaria La facturación global supera los mil millones de euros.