El grupo Eroski alcanzó en 2000 una facturación en distribución alimentaria de 4.208,4 millones de euros (700.215 millones de pesetas), que supone un 9,4% más que en 1999 (las ventas crecieron en torno a un 2% a superficie constante). Dicha cantidad no incluye, no obstante, las ventas conseguidas por su actividad en el sur de Francia, por las tiendas de deporte, las gasolineras y la agencia de viajes. En 2000 también elevó su cifra de resultados consolidados a 71,5 millones de euros (11.901 millones de pesetas), un 18,7% más que en el año precedente. A su vez, el cash-flow alcanzó los 175,6 millones de euros (29.212 millones de pesetas). Estos incrementos se experimentaron a pesar de la desaceleración que empezó a padecer el consumo familiar a partir de los últimos meses de 2000.

Por otra parte, la inversión consolidada del grupo vasco en el pasado ejercicio fue de 412,9 millones de euros (68.696 millones de pesetas), que provinieron aproximadamente en un 60% del cash-flow y en un 40% de la mejora del circulante y de endeudamiento, y que se empleará en un 10% en la reforma y actualización de alguna de sus tiendas actuales, en un 45% en la apertura de supermercados, de los que abrió 111 en 2000, y en otro tanto por ciento igual en la inauguración de seis hipermercados situados en Usúrbil y Eibar (Guipúzcoa), Zalla (Vizcaya), Vélez Málaga y Ribadeo (Lugo). El próximo 24 de abril abrirá otro en el centro comercial Parque Principado, que está en las cercanías de Oviedo.