AMDPress.- La catalana Francisco Miró, con sede en Gavá (Barcelona) y perteneciente a la familia Miró, prevé levantar la suspensión de pagos si no se producen impugnaciones al auto judicial.

Los proveedores de la firma, que suspendió pagos hace aproximadamente dos años, ha aceptado condonar el 90% de la deuda, mientras que los responsables de la empresa se han comprometido a abonar el resto de la deuda, unos 3,87 millones de euros, en el plazo de dos meses y a no pagar dividendo en los dos próximos ejercicios. Francisco Miró debe otros 19 millones a Hacienda y Seguridad Social.