Aral Digital.- Hijos de Luis Rodríguez (Supermercados Masymas) ha cerrado 2010 con unas ventas netas de 136,5 millones de euros, que supone un descenso del 1,8% respecto a los datos del ejercicio pasado (138,9 millones). Asimismo, el beneficio neto de la empresa ha ascendido a 1,9 millones de euros, 100.000 euros más que en 2009.

El balance de 2010 “no ha sido tan malo como se esperaba en un principio”, ya que pese a la reducción de las ventas, “gracias a un conjunto de medidas puestas en marcha durante el año”, ha concluido el ejercicio “con un beneficio del 3% por encima del conseguido en 2009”, indica Eva Rodríguez Alonso, consejera delegada del grupo. “Estamos satisfechos viendo la que está cayendo alrededor”, explica la responsable de la compañía.

Por su parte, el Ebitda de Hijos Luis de Rodríguez ha sumado 5,2 millones de euros en 2010, mientras que un año antes la cantidad ascendía a 4,9 millones. Del mismo modo, las inversiones del operador asturiano durante el curso pasado se han cifrado en 205.000 euros, cuando en 2009 fueron de 1,2 millones, descenso que se explica por la ausencia de aperturas propias en 2010.

Sin embargo, la compañía sí que puso en marcha seis franquicias en Asturias, modelo de negocio que está impulsando en los últimos meses. Precisamente "en el negocio de franquiciados es donde vemos una mejor evolución del mercado", indica Eva Rodríguez.

A los establecimientos abiertos durante 2010, “se unirán otros siete más este año y la previsión para los siguientes no baja de este número”, explica la responsable de la compañía. “Como consecuencia de la crisis hemos apostado por este formato y estamos empezando a ver los resultados positivos con unos incrementos significativos en la cifra de venta de nuestros franquiciados”, remarca la consejera delegada de la empresa familiar.

Así, Hijos de Luis Rodríguez cuenta con una red comercial de 46 establecimientos propios (42 Asturias y cuatro en la provincia de León) y seis franquiciados (todos ellos en el Principado), y una superficie de ventas de 34.500 metros cuadrados. A 31 de diciembre de 2010, la plantilla del operador ascendía a 1.125 trabajadores.