El pasado 22 de junio, en el Comité de Gestión de la Unión Europea, celebrado en Bruselas se fijó una disminución en el importe de la ayuda para los productos transformados a base de tomate de un 20,54% y el mantenimiento del precio mínimo para la campaña 2000/2001, a pesar del voto en contra de los países productores. En este contexto, para la Confederación de Cooperativas Agrarias de España (CCAE), el sistema de cuotas que rige actualmente al sector de tomate transformado no se adapta a las necesidades del sector productor: "Con esta nueva bajada de la ayuda se constata la disminución del presupuesto que la Comisión Europea está estableciendo para el sector de frutas y hortalizas, con el único fin de recortar el gasto comunitario, sin tener en cuenta la campaña de comercialización y los intereses de los productores". La CCAE ha pedido a la Administración española que insista en la denuncia de esta situación ante el peligro de pérdida de competitividad que tienen los países productores de la UE en el mercado mundial. En los últimos 15 años, según la Confederación han perdido cerca de un 10% de su participación en el mismo.