Aral Digital.- El consumo de los productos de marca del distribuidor ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años, tal y como indica un reciente estudio elaborado por Experian, compañía especializada en herramientas de gestión y análisis de información. Según este informe, la actual situación económica y la consiguiente reducción del poder adquisitivo han acentuado el consumo de marca blanca. Si hasta hace poco los establecimientos especializados en descuentos y los productos del distribuidor eran mayoritariamente visitados por grupos de población con menores ingresos, hoy en día su consumo se ha extendido a todos los estratos de la sociedad.

El estudio destaca dos cambios significativos, por un lado, el consumo de estos productos ya no es exclusivo de los consumidores con un nivel económico bajo; por otro, los distintos grupos de población cada vez valoran más la calidad de las marcas blancas.

Realizando un análisis del consumo de marca blanca por tipología de consumidor, residentes en zonas turísticas -nacionales o extranjeros-, jóvenes parejas con un creciente poder adquisitivo y residentes en áreas en las que prima la actividad industrial son los que, junto a los consumidores con menores ingresos, afirman adquirir productos de marca blanca con mayor frecuencia. En general, los grupos tipológicos más afines a la compra de estos productos se encuentran también entre los que con mayor frecuencia reconocen recortar el presupuesto de alimentación con el fin de ajustar gastos, corroborando con ello la relación existente entre marca blanca y ahorro.

Sin embargo, junto con la asociación al bajo precio, los resultados obtenidos por Experian muestran también una mejora de la imagen estos productos, que para gran parte de la población resultan de calidad similar a los de las grandes marcas comerciales y en los que sí observan diferencias en función del establecimiento.