Las grandes superficies comerciales francesas han alcanzado una cuota de mercado del 58% en la distribución de carburantes durante el mes de octubre, según la UIP (Unión de Importadores Independientes de Petróleo) que agrupa a todas las enseñas comerciales excepto a Leclerc. Ese nuevo record histórico, que supone un aumento de cuatro puntos porcentuales respecto al 54% registrado a principios de año, se explica por la escalada de los precios de los carburantes que se está produciendo en toda Europa, lo que obliga a los automovilistas a llenar sus depósitos en las grandes superficies comerciales al registrar unos precios más ventajosos. El precio de la gasolina super de 98 octanos se ha incrementado en 15 céntimos de franco entre el 6 y el 20 de octubre, mientras que el del gasóleo ha subido 18 céntimos. Estas alzas han reducido a papel mojado la rebaja de 20 céntimos en los impuestos que gravan los carburantes aprobada por el gobierno francés el pasado 1 de octubre.