Aral Digital.- Makro ha invertido un millón de euros en la reforma parcial realizada en su almacén de Barajas. La reforma de este centro, inaugurado en 1972, se ha llevado a cabo en las secciones de No Alimentación, para adaptarlas a la nueva estrategia del grupo que se centra en los profesionales del canal Horeca y tiendas tradicionales de alimentación y pequeños supermercados.

El primer centro Makro que se abrió en nuestro país, ahora cuenta con secciones más modernas, ya que se ha renovado el mobiliario con estanterías más bajas que ofrecen mayor amplitud a los espacios. Todo esto reforzado con una iluminación más natural y directa a los productos en exposición. “En definitiva un espacio más profesional, con un surtido adaptado a las necesidades de los clientes profesionales, en el que se refuerzan secciones como electro profesional, menaje y textil profesional y muebles de hostelería, entre otras”, explican desde la propia empresa.

Este almacén situado en Madrid da servicio a más de 87.000 clientes, hosteleros y detallistas de alimentación. Y pone a su disposición una sala de venta de 17.000 metros cuadrados, con más de 32.800 referencias, tanto en alimentación como en no alimentación, además de un aparcamiento con 804 plazas.

Esta mejora parcial forma parte del plan de remodelaciones que la compañía está impulsando con el objetivo principal de mejorar la calidad y el servicio de los 34 almacenes que tiene en toda España.