El mayor grupo mundial del sector alimentario, Nestlé, y Fonterra, primer exportador mundial de productos lácteos, están en negociaciones para crear una alianza con el fin de conquistar los mercados de toda América. Los dos gigantes tratan de constituir en América del Norte, Central y del Sur toda una serie de empresas en participación, que estarán sujetas a la aprobación de las autoridades de la competencia y otras instancias. Su administración la realizarán especialistas de las dos empresas, y serán responsabilidad de un consejo de vigilancia común.

La cooperación afecta a una amplia gama de productos lácteos capaces de conservarse durante mucho tiempo, así como bebidas y alimentos lácteos refrigerados que se venden actualmente bajo las marcas de ambos grupos. Sin embargo, no se incluirán las leches infantiles, las concentradas, algunos productos especializados, ni el queso o la mantequilla.

Entre las ventajas de esta alianza, que espera obtener considerables beneficios, se citan las ventas combinadas en los mercados ya existentes o los que pueda abrirse, la optimización de las inversiones, un mejor uso de sus instalaciones y redes de distribución, así como sinergias en materias de compras, investigación y desarrollo de recursos.