Aral Digital.- Supermercats Pujol (Supsa) inaugura en Lleida un nuevo supermercado, que cuenta con una superficie total de 635 metros cuadrados. En concreto, el punto de venta se encuentra en la plaza San Juan de Mata, 3-5, en la zona de Cappont, y se convierte en el número 68 de la empresa presidida por Rafael Pujol.

Con esta apertura se pone en marcha un “innovador concepto de tienda de víveres, que incorpora una 'calle mayor' y una 'zona social' para crear un ambiente de confort y de barrio en el interior del establecimiento”, indican desde el propio operador.

Este nuevo modelo de tienda nace con dos objetivos principales: facilitar la compra al cliente para que pueda encontrar de manera fácil sus productos de consumo habituales, y crear un ambiente de confort y de barrio dentro de la tienda donde los compradores conecten con otras personas y se identifiquen emocionalmente con el establecimiento.

“Queremos que nuestros clientes no pierdan más tiempo que el necesario en el momento de realizar la compra y que al mismo tiempo encuentren un entorno especialmente humano”, explica Xavier Esquerda, director general de Plusfresc. Por este motivo, se ha diseñado una distribución de tienda totalmente distinta de la visión tradicional.

La idea consiste en identificar el 30% de referencias que suponen el 80% de los actos de compra al situar estos productos en un pasillo principal que adquiere el nombre de “calle mayor”. De este modo, el cliente puede encontrar sus productos habituales fácilmente y sin perder el tiempo. La forma de escoger los artículos de compra se adaptará en cada barrio, de tal manera que serán los mismos clientes quienes mediante sus compras elegirán el tipo de surtido a colocar en el pasillo principal del establecimiento.

Por otro lado, la “zona social” que da forma al ambiente del barrio de la tienda incluye diferentes elementos de interacción y comunicación. Se incorpora una pantalla táctil con recetas que aportan los mismos clientes y que a la vez ofrece una agenda de los actos y actividades de barrio. El establecimiento también incluye una zona de descanso para que los clientes puedan sentarse, una “incubadora” para ofrecer los nuevos productos y un espacio para los niños.