Royal Ahold ha obtenido unas ventas de 13.800 millones de euros en el tercer trimestre de 2000, lo que representa un incremento del 76,5% respecto a las obtenidas en el mismo periodo del año anterior. Por su parte, el beneficio neto fue de 259,6 millones de euros en el tercer trimestre de 2000, lo que representa un incremento del 55,5%. Cees van der Hoeven, presidente y consejero delegado de Ahold, ha señalado que “de nuevo hemos conseguido unos excelentes resultados este trimestre, especialmente teniendo en cuenta el factor estacionalidad, que se ajustan a nuestras previsiones para todo el ejercicio 2000. Nuestras cadenas de establecimientos al por menor y las operaciones de servicios alimentarios han experimentado una mejora, reforzando nuestras posiciones de mercado. Nuestra estrategia de llegar a los consumidores a través de los establecimientos de alimentación al por menor, los servicios alimentarios y los canales de comercio electrónico está resultando muy eficaz. Está aumentando el número de nuestros clientes al por menor, y cuando hacen sus comidas fuera de casa también tenemos un papel que desempeñar”. Por áreas geográficas, las ventas en Europa fueron las que experimentaron un mayor incremento con un 83,6%, gracias a la consolidación del Grupo ICA en Escandinavia, el avance experimentado por la facturación del grupo en Polonia y la República Checa. En Estados Unidos, las ventas de Ahold aumentaron un 52,6%, reflejando principalmente la adquisición de US Foodservice. En América Latina, la compañía de distribución también obtuvo incrementos en su facturación, del orden de un 49,2%. Unicamente en la región asiática Ahold experimentó retrocesos, debido a la interrupción de sus actividades en China y Singapur a finales de 1999.