Opinión

“La era del cuidado”

​La opinión de Alejandra Nuño, socióloga comprometida con el crecimiento empresarial, la salud y el bienestar
Alejandra Nuño ok
Alejandra Nuño es socióloga comprometida con el crecimiento empresarial, la salud y el bienestar.

Los datos son escalofriantes: “El 43,7% de la población sufre ansiedad y el 35,5% padece depresión. Se han prescrito más del doble de psicofármacos que antes, sobre todo ansiolíticos, antidepresivos e inductores del sueño. En nuestro país apenas se invierte un 4% en salud mental versus la media europea es de un 5,5%, habiendo países que llegan a un 10%”. Situación actual que se conoce como: España, Un país en terapia (Organización Mundial de la Salud, Psychiatric Research, 2021). Bajo esta tesitura no es extraño que se recrimine que la salud mental es la nueva post pandemia de la pandemia.

Informes que arrojan datos estremecedores exponen con gran claridad la preocupación, ante el aumento, no sólo en España, sino en el mundo entero que nuestra sociedad actual tiene, el alma y la cabeza, enfermas, lo que provoca altísimas cuotas de desafección, dolor emocional, prueba de ello es incremento de suicidios en el 2020. Bajo este prisma, y como en toda crisis, los colectivos vulnerables siempre son los que más sufren: las mujeres, los jóvenes o los emprendedores; históricamente inmunes al estrés, el eterno gran enemigo del emprendimiento.

“El futuro del trabajo tiene que estar sujeto a un firme compromiso con la salud y el bienestar”

Sin embargo, fruto del quejar de miles de trabajadores, comienzo a ver una luz que me ciega de esperanza, con claros síntomas que reclaman un cambio profundo. Desde luego, dice el refrán popular, algo así como, “que consuelo de muchos, más bien alivio de pocos”, pero como bien vaticinó el experto profesor de la Universidad de Texas en psicología organizativa, Anthony Klotz, “Estamos viviendo un efecto dominó que se conoce, como “La gran renuncia”, un fenómeno que afecta a cientos de profesionales en todo el planeta - literalmente, más de 4M en EE.UU han presentado su baja voluntaria -, un feroz testimonio que determina con contundente evidencia: “algo está realmente cambiando”.

Según el reciente informe Cobee “Estudio de la salud mental del empleado en la empresa”, más del 63% de los profesionales sufre estrés laboral, por eso el teletrabajo es el aliado independiente que abre la veda, sin embargo, es tan solo el iceberg de un debate que abre muchas preguntas, que van más allá de combinar horarios híbridos de trabajo: “¿Quiero seguir viviendo así?”, “¿Qué costes tiene mi vida la laboral en mi vida personal?” “¿Qué calidad de vida, de salud física y emocional tengo?”, “¿Verdaderamente tengo seguridad laboral?”, “¿Qué estabilidad real me proporciona tener una estructura, una nómina?”, “¿Me siento realizado en mi trabajo, valorado, satisfecho?”, “¿Qué seguridad tiene el futuro sistema de pensiones?” “¿Que nos aporta lo “público””, y sobre todo, “¿Cómo me cuida mi comunidad, mi entorno, mi empresa?”.

“¿Cómo podemos avanzar con este sistema laboral más saludable?”

Los profesionales son ahora conscientes que son mucho más que cargos corporativos. El tsunami del cambio esta asestando un golpe duro a nuestro sistema de valores, muchas son las personas que se niegan a seguir viviendo y trabajando de la misma manera. Un malestar que acosa de forma indiscriminada a la población y provoca el éxodo masivo a nuevos modelos mixtos con múltiples combinaciones profesionales: empresas sin jefes, jornadas de cuatro días, ejercer actividad independiente por proyectos, combinaciones mixtas por cuenta ajena y autónoma, todas ellas dibujan un nuevo mercado laboral. Gran parte de esta nueva realidad es gracias a la tecnología que nos permite transformar los negocios para que todos podamos ganar en salud y bienestar, pero, sobre todo, en libertad.

Y ahí el gran cambio. La gran ruptura con el “establishment laboral”. Acabar con la tortura mental que supone vivir sujetos a entornos tóxicos que producen graves lesiones de autoestima, perpetuando estructuras vacías, donde el humanismo brilla por su ausencia, pequeños reinos de taifas dominados por la mediocridad estructural del “aquí siempre se hizo así”.

Puede qué el estar tanto tiempo “out of the office” nos haya sumergido en un desapego que nos ha enseñado que existen nuevos horarios, concesiones antes nunca imaginadas, comodidades mucho flexibles que combinan entornos más amables, donde lo humano pasa a ser prioritario en la toma como decisiones, y cuyo efecto inmediato en la vida de las personas se traduce a un incrementando en salud, en autoestima y en bienestar. El poder de tomar las riendas de tu vida.

Puede que haya edades y edades. Quizás, a los 20 todo vale la caravana mochilera. Quizás, a los 30 toca elegir formatos híbridos que protejan la estructura. Pero, avanzados los 40, puede que sea el momento de elegir “el dónde” y “el como aportar valor” de forma honesta y sana, la cordura de trabajar acorde a una experiencia, donde por supuesto debe primar el long life learning, vigilado siempre por el compromiso con el esfuerzo y la humildad. La experiencia no permite todo, pero si debiese ser la llave que nos permita alcanzar cuotas de mejora, y la mejora curiosamente, no pasa por la compensación económica, sino pasa por sentirse valorado, escuchado, aportar valor más allá del trabajo, compromiso social, evitar organizaciones vacías porque es justo su vacío el que nos deja a las personas sin alma.

La “gran desbandada” la están protagonizando trabajadores de 30 a 50 años que por primera vez están perdiendo el miedo a no tener una estructura que más que proteger esclaviza y vacía. En una sociedad como la nuestra el crecimiento ya no puede ser a cualquier precio. El futuro del trabajo tiene que estar sujeto a un firme compromiso con la salud y el bienestar, y eso comienza, por trabajar sistemas de confianza, diálogos abiertos a la transparencia, gestionado por un liderazgo humanista que predica con el ejemplo, y que, desde luego, no permitiría jamás ni entornos tóxicos ni políticas paternalistas.

Por eso, ahora, quizás, por primera vez, es el momento de incentivar cambios sociales, un nuevo sistema de gobernanza de vida que promueva una coherencia operativa con lo humano, con lo emocional, y porque no, con una verdadera calidad de vida a nivel profesional. Y si para ello hay que promover nuevos formatos laborales que incentiven la libertad, que llenen de ilusión a los individuos, humanicen su existencia, que les proporcionen posibilidades de elección. Paradójicamente, puede que no nos importe hacer más horas para nuestro propio proyecto que para organizaciones vacías de vida. “La cultura del cuidado” como eje de crecimiento sostenible, porque a veces lo que más importa no es el dinero, ni tampoco el éxito, sino sentirse valorado, trabajar en coherencia con la vida, con nuestros valores, con nuestra comunidad, y por supuesto, con un firme compromiso por dar lo mejor de cada uno de nosotros mismos. Tenemos la oportunidad de ser sujetos activos de valor.

“Ahora, quizás, por primera vez, es el momento de incentivar cambios sociales, un nuevo sistema de gobernanza de vida que promueva una coherencia operativa con lo humano, con lo emocional, y porque no, con una verdadera calidad de vida a nivel profesional”

¿Y cómo podemos avanzar con este sistema laboral más saludable? 

Yo abogo por hacerlo desde 4 ámbitos que crean “La nueva era del cuidado”:

1. Desde el autocuidado (yo)

Todos los que vayan a tomar la valiente decisión de explorar las nuevas múltiples combinaciones laborales, deben de comenzar tomando conciencia de su propia salud y bienestar. Emprender, es asumir nuestra propia vulnerabilidad como parte de la naturaleza humana, y eso requiere producir en coherencia con la salud y el autocuidado.

2. Desde de comunidad (nosotros)

Generar una toma de conciencia saludable como grupo, como colectivo, es fundamental para el ecosistema emprendedor, ser ellos mismos conscientes que son una fuente de riqueza, y eso es de admirar. Y es ese sentido de pertenencia el que les tiene que ayudar a co-crear conjuntamente. Especialmente en España, donde el tamaño de la pyme es menor, por tanto, fomentar redes colaborativas empáticas que supongan una mayor capacidad productiva conjunta, es generar una mayor autonomía y confianza como comunidad.

3. Desde lo público (gobiernos)

Aportando planes de salud y bienestar, con especial énfasis en apoyar la salud mental, gestión del estrés. El derecho a ser cuidados y que la comunidad emprendedora reciba apoyo y asistencia de salud. Las instituciones deben de ser conscientes de la importancia de la salud, sin salud no hay empresa.

4. Desde el entorno social (sociedad)

Es un objetivo evolucionar la visión y percepción que la sociedad tiene sobre la comunidad emprendedora, cuya vulnerabilidad es máxima, capaces de supeditarse a grandes dosis de esfuerzo y valentía, y por tanto, merece ser considerada, fomentando entornos cuidadosos y empáticos. Merecen un reconocimiento social abierto y verbalizado con claridad, romper con obsoletos tabúes entorno al concepto de lo que significa ser un empresario o empresaria.

Cuando se esta en el ecuador de la vida es normal que se tengan asumidas estructuras, obligaciones, responsabilidades. Pero quizás cuando se está en ecuador de la vida, puede que tengamos que estar preparados para evolucionar, y esa misma evolución puede ser nuestra mayor fuente de autocuidado y protección.

Romper con estructuras no saludables es un ejercicio de valientes. Seamos felices. Estudiemos las opciones. Ha llegado la era del cuidado.

Autostore
Las soluciones de picking y almacenaje automatizadas ofrecen grandes oportunidades para responder a las exigencias del nuevo consumidor

Más noticias

Laptop computer mobile writing hand screen 714525 pxhere
Consumidor
El número de personas en España que utiliza la red a diario se ha duplicado en los últimos 10 años
FOTO Nuevas Instalaciones Fripozo
Alimentación
Las ventas internacionales también crecieron un 18% apoyadas en el éxito obtenido en Reino Unido e Italia
Agua
Bebidas
Rinde homenaje a la montaña asturiana y a algunos de sus lugares más emblemáticos
Unnamed
Bebidas
Mahou se mantiene en el primer puesto por segundo año consecutivo, seguida de Amstel y Estrella Galicia
Sin título
Alimentación
España se erige en la segunda potencia europea en ventas de productos plant-based
Palettecompact High
No Alimentación
Compact Root Retouch de Palette en formato polvo compacto
Caja Kids Abierta con Producto 6219
Alimentación
El chef Martín Berasategui ha sido el asesor gastronómico de este producto de Delicias Agrucapers
Laptop computer writing work screen typing 710507 pxhere
Consumidor
En 2020 España facturó más de 24.000 millones de euros en ventas online de productos

Revista ARAL

NÚMERO 1678 // 2022
Ahora, acceso gratuito a la revista

Buscar en Revista ARAL

Empresas destacadas