Aral Digital.- La compañía Aigua del Montseny aumentó su volumen de producción en un 40,3% en 2007, llegando a los 108 millones de litros de agua envasados. En esta estrategia de crecimiento, incrementó sus ventas en, aproximadamente, 3 millones de euros.

Aigua del Montseny, que el próximo año celebrará su 50 aniversario, ha conseguido estos resultados gracias a dos bazas claves en su filosofía, potenciar la proximidad con el cliente y adaptarse a los gustos del consumidor actual.

Para ello, los dos pasos más recientes dados por la empresa han sido un cambio de imagen corporativa y la entrada en el mercado de las aguas de diseño. “Vivimos en un mundo de multinacionales –explica Carme Ninou, presidenta de la compañía- en el que tratamos de subsistir. Modernizar nuestra imagen y entrar en los mercados emergentes como el del diseño nos permite mantener nuestra posición en el mercado, en el que estamos considerados como una marca de referencia”.

En esta línea, Aigua del Montseny ha lanzado, recientemente, “H2O: La Molécula”, un nuevo producto que resume la filosofía de la empresa, adaptarse a los nuevos tiempos sin perder su identidad tradicional. Así, con un envase innovador, con forma redondeada y minimalista, la empresa se adentra en el mercado del diseño, resultado del esfuerzo del departamento de I D de la compañía. En cuanto a su infraestructura, Aigua del Montseny continúa ampliando sus dos manantiales: Sant Antoni en Sant Esteve de Palautordera (Barcelona) y Espinelves (Girona).

Los resultados alcanzados por la empresa se enmarcan en un sector que parece haber alcanzado su madurez. Según datos de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasada (ANEABE), el sector sufrió un descenso en la producción del 2% el pasado año, tras una década de crecimiento continuo.

Las estrategias puestas en marcha por las empresas del sector pasan por introducir mejoras logísticas para optimizar costes de distribución y diversificar líneas de producto, incorporando refrescos o aguas con sabores. Aigua del Montseny no descarta esta línea de negocio. “El agua con sabores –señala Carme Ninou- es un proyecto que estamos trabajando para ampliar nuestra oferta”.