El Gobierno del País Vasco ha detectado un posible caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), que a falta de la confirmación por el Laboratorio nacional de referencia de Zaragoza, supone el primero de la comunidad. Se trata de una res de 47 meses de raza frisona de una granja de Azpeitia (Guipúzcoa).