Ignacio González, director general de Campofrio Food Group para el Sur de Europa ha adelantado que la apertura de la nueva fábrica de pizzas que la compañía está construyendo en Ólvega (Soria) será en abril del próximo año. Un proyecto en el que el grupo ha invertido 25 millones de euros y que dará empleará a 90 personas. La compañía suma así 9 fábricas en España en las que produce sus cuatro marcas: Campofrío, Óscar Mayer, Revilla y Navidul.

El CEO de Campofrio Food Group ve la entrada de la china Shuangui en el capital de la compañía "más una oportunidad que una amenaza para el grupo" y se muestra convencido de que, comercial y estratégicamente, no tendrá grandes afectaciones para la empresa en España y, por contra, puede ser la puerta de entrada a un mercado tan potente como el chino. "No hay que olvidar que uno de cada dos cerdos que se consumen en el mundo se hace en China", y que el país tiene tiene que abastecer a una nueva gran población con un importante crecimiento de la clase media que demanda proteína cárnica.

En su apuesta por lograr una mayor proximidad al consumidor a precios reducidos, Campofrío lanzó hace cerca de 3 años su campaña de "productos asequibles" a un euro, una línea con la que factura anualmente 100 millones de euros. Y, entre sus últimas propuestas de consumo, se enmarca una iniciativa que según Ignacio González "ẗambién está funcionando muy bien": la venta directa de perritos calientes de la marca Óscar Mayer en carritos situados en lugares muy concurridos (estaciones, intercambiadores de transporte, parques temáticos, cines, estadios..). La marca ya cuenta con 600 puntos de venta distribuidos en sistintos puntos de la geografía española y gestionados por operadores independientes de Campofrío, ya que "la compañía no tiene intención de entrar en el negocio del retail", ha aclarado, pero sí de estar cada vez más cerca del consumidor en todos los ámbitos, adaptándose a la nueva situación económica y a los nuevos formatos de familia.